Este artículo lo escribí en agosto del 2012. Lo publiqué nuevamente hace unos meses y revisando algunas conversaciones que tuve esta semana opté por volver a publicarlo. Tengan buen fin de semana de cierre de #Rusia2018 a 1592 días de #Qatar2022 si es que se lo dejan a Qatar.

quiquegodoy

Guatemala, como casi todos los paises, sufre transformaciones en su “sistema económico”. Entiendo este como las relaciones entre diferentes actores que participan en la producción del país. Esas transformaciones traen también consigo transformaciones políticas. La lucha de poder se traslada de las exportaciones tradicionales, a las cajas registradoras y llegan a las ventas no registradas.

Desde la colonia, pasando por la independencia, la reforma liberal y hasta llegar a la revolución del 20 de octubre las estructuras tradicionales sobre las que se basaba la producción guatemalteca están centradas en la producción agrícola. Hay productos que han tenido épocas doradas y que luego desaparecieron. Algunos productos han tenido altos y bajos. El algodón saturaba la costa sur a finales de los sesenta hasta finales de los setentas. Incluso en medio hubo una quiebra que causó estragos económicos. Hoy no hay plantaciones de algodón en Guatemala.

Desde la reforma liberal el café…

Ver la entrada original 656 palabras más

Hay una canción de Joan Jett de los ochentas y relanzada por Britney Spears en 2001 que menciona esta frase en inglés; “Put another dime in the jukebox baby…” y si. Algo así es la #Pistocracia. O una frase similar, el que paga la marimba escoge las canciones.

Hace casi 10 años estoy con el tema de la necesidad indispensable de restringir y regular fuertemente el sistema de financiamiento electoral. El tema no es solo aportes anónimos o de fuente ilícita. El tema más profundo aún es que justamente, quién le mete la choca a la rocola decide (algunos quisiéramos decir decidía) quiénes van a algunos puestos clave. En algunos casos tiene que ver con formas de proteger su modelo de negocio; designando a quienes autorizan las medicinas que se pueden adquirir en el sistema de salud, cuánto y a quiénes, otros buscando incidir quién contrata el mantenimiento de carreteras o construcción de las mismas, algunos les ocupa certificaciones sanitarias, fitosanitarias o quién designa cuotas para algunos productos de importación y sus aranceles. Otros más se ocupan de puestos en MinGob o PNC para facilitar o proteger sus negocios y algunos más se ocupan por ubicar personal clave (hasta superintendentes han tenido) en la SAT. Si, la choca (o chocas) de la rocola han sido parte fundamental de este proceso.

Pero solo mencioné algunos casos vinculados a negocios (ya sea compra o venta de bienes, productos y servicios al estado a nivel nacional o local) pero para que el sistema funcionara también había que tener protección. Si, el tipo de protección que implica tener gente en el MP, en el Organismo Judicial y Dios no lo quiera en el sistema penitenciario. Controlar esa parte era por si te cachaban. Porque si, siguiendo con dichos populares; “Mientras no te cachen no hay clavo”, pero si te cachan hay que tener capturado el resto del sistema para generar y proteger la impunidad.

Justamente esto es lo que en principio debió venir a desbaratar la CICIG. Lo que en su acuerdo de creación se describen como CIACS o cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad. El segundo objetivo es fortalecer las instituciones locales que deben velar por esa persecución cuando ya podamos prescindir de una instancia como la CICIG. El problema es que esas mismas CIACS y sus satélites han lanzado una lucha a muerte (literalmente) contra la CICIG y cualquier reforma que las debilite o ponga en riesgo su sobrevivencia.

Pero regreso al punto fundamental de estas notas, no podemos seguir teniendo un sistema tipo rocola. Algunos creyeron que siempre serían los únicos con chocas suficientes para hacer que la rocola funcionara, pero como se los veníamos advirtiendo varios desde hace casi una década, ya no eran los que tenían más chocas para hacer funcionar la rocola. Hubo una ventana de oportunidad en la campaña 2011, justo cuando se acababa de modificar la ley para crear los delitos vinculados a financiamiento electoral. Justo cuando el TSE debía empezar a crear la institucionalidad para auditar, fiscalizar, regular y restringir el abuso en el sistema de financiamiento.

El problema de fondo no es solo financiamiento anónimo o de fuentes ilícitas. Es importantísimo, pero lo es también la transparencia de los aportes. Debiésemos prohibir que personas (individuales o jurídicas) que tienen contratos con el estado financien campañas. Debiese ser prohibido que personas que buscan beneficiarse con que determinada persona llegue a un cargo pueda financiar campañas o al menos debe ser 100% transparente e identificable hasta la persona específica. No puede haber ninguna duda quién financia y menos aún qué intereses representa. Este es el corazón y columna vertebral de la #Pistocracia.

¿Por qué es importante desarticular este sistema si llevamos décadas así y combatirlo ha deacelerado la economía? Pues la economía puede estar pasando por una transición de poder económico (compartiré un artículo que escribí hace 6 años al respecto) pero el fondo principal es que si no atendemos este primer tema no podemos entrarle a lo que el Foro Económico Mundial ha identificado como los pilares para la competitividad (si lo que hace que tengamos inversión en los países y salarios bajos e inventivos fiscales no aparecen allí). Los cuatro primeros pilares y lo que consideran básicos son; Instituciones fuertes y autónomas de poderes fácticos, Infraestructura, estabilidad macroeconómica (la única que cumplimos en un alto grado) e inversión en educación primaria y salud.

Sin un sistema liberado de la captura de la #Pistocracia no podemos tener instituciones fuertes y autónomas, no podemos tener inversión en infraestructura libre de corrupción y tampoco logramos invertir en la población más vulnerable del país en nutrición, salud y educación. Esto hace que tengamos en nuestras manos la mayor catástrofe del país entre los años 2025 y el 2040. Esa década es clave y fundamental pero los primeros pasos debieron haberse dado en los últimos 5 años.

Entre el 2025 y 2040 sucederán dos transiciones que son una extraordinaria oportunidad para el país o la catástrofe más grande que pudiera suceder. Vamos a llegar a tener un 75% de población viviendo en ciudades (si, muchos de ellos migrarán a las ciudades intermedias 10-12 de ellas regadas por todo el país o se seguirán yendo a Estados Unidos) y además llegaremos a tener la población económicamente activa más grande de nuestra historia (el bono demográfico). Hoy tenemos alrededor de 21-22 años de edad promedio y para el 2040 estaremos cerca de los 30 años. Esas cifras, 75% de población urbana y 30 años de edad promedio son las cifras de hoy en américa latina. Todos los demás países de américa latina han aprovechado (unos más y otros menos) ese proceso. México pasará por otro proceso así en el sur de su país (Chiapas, Quintana Roo, etc) y tendrá una segunda década de crecimiento fuerte y es por eso que desde hace 10 años cada año regresan más mexicano a su país que los que se van a Estados Unidos.

Si comprendemos ese proceso que pasaremos en los próximos 15-20 años no es así no más como podemos perder una o dos décadas más. Es indispensable comprender que esta es nuestra última oportunidad de construir un país donde quepamos todos y generemos las condiciones para un crecimiento sostenible, competitivo pero sobre todo… Incluyente. Así que si no ayuda por favor no estorbe. No insista.

Tomar las acciones adecuadas en los próximos 2-10 años hará la diferencia en lograr crecer a ritmo promedio de 6-7% anual y en algunos años estar entre 9-10% pero tomar las decisiones equivocadas no impedirá que crezcamos a ritmos cercanos a 5% pero ese será nuestro techo y habremos desaprovechado esta única oportunidad en la historia de cada país.

La lucha contra la corrupción no es un berrinche ni es con el afán de joder a alguien. La lucha contra la corrupción es el primer paso para construir el pilar número uno de competitividad, instituciones fuertes y autónomas de poderes fácticos. Hágannos el favor y dejen de intentar meterle más chocas a la rocola y construyamos juntos ese país donde quepamos todos.

4,747 días y 676 domingos.
Es poco y a la vez tanto el tiempo y las cosas que han pasado desde ese domingo 19 de junio de 2005 en la general norte del Estadio Nacional Mateo Flores (hoy Doroteo Guamuch). Tanto que los rojos estaban en medio de su penta, ahora los cremas ya tenemos un hexa, ambos tenemos 30 ligas, Antigua ganó 3 y Guastatoya recién se coronó campeón. Tanto que acababa de morir mi papá y ahora tengo una nieta de seis años. Tanto que mi amor por Jesús pasó de un rito a una relación. Tanto que he visto cambiar a mis hijos de niños adultos o como mínimo adolescentes en proceso de transformación. Tanto que era la tercera pérdida en 18 meses para mi mamá y faltaba una. Tanto que Carol me guió y tomó de la mano (y me tomó de la de Jesús) para enfrentar cosas que sin EL hubieran sido imposibles. Pero tan poco que recuerdo como si hubiera sido ayer.
Dios en su misericordia hizo que no sintiera dolor a pesar de que se había reventado el ojo derecho. Que no me angustiara a pesar de que un poco más y el proyectil hubiera penetrado mi cerebro y hubiera muerto allí mismo. Me dio tanta paz que sentí todo el tiempo SU presencia y cobertura.
Ha pasado tanto tiempo que empiezo a olvidar detalles y tan poco que hay cosas que tengo en mente casi a diario. Recordar que Dwight y Chula ese día no jugaban y estaban a unos metros más arriba en la general norte, sufriendo con la afición o a Apa-enano (Jorge Aparicio) siendo un niño de 11-12 años (hoy camino a Croacia para seguir creciendo) sentado frente a mi con su abuelo Jorge (recién fallecido hace unos meses).
Estaba en la Muni ejerciendo como concejal primero, estábamos en medio de la planificación del Transmetro, POT, MiniMunis ya implementadas y hoy ya hace más de 10 años que salí de la Muni. Transmetro ya celebró 11 años de operación y ya pasé 9 años en radio (Temas Y Debates) , 4 en televisión (Canal Antigua), construímos TerraEsperanza y hoy estamos por iniciar TerraDelfines. Ha pasado tanto y sin embargo aveces regreso a sentirme postrado en las gradas (no habían butacas) de la general norte.
Recuerdo a Joey (mi hijo mayor que me acompañaba) saliendo a enfrentar al grupo de policías o llamando a Carol para avisarle del accidente. Le pedí que fuera sutil y alcanzo a oir que le dijo…. “Le dispararon a mi papá en la cabeza (o cara) y vamos para el hospital”. Menos mal Carol no iba manejando porque había parado a tomar algo y comer un helado en Sarita.
Veo en mi mente los momentos de la salida del graderío hacia la pista donde estaban los bomberos, el paseo en la pista frente a la tribuna y palco camino a la ambulancia, el camino al hospital y la angustia de amigos y familiares que vieron en vivo (ya sea en el estado o por TV) el incidente. Recuerdo estar tranquilo hasta que sentí la mano de Carol tomar la mía unas horas después cuando llegué al hospital. Hasta en ese momento lloré. Bueno, lloramos tomados de la mano. Ella no sabía si al llegar estaría vivo.
Ha pasado tanto tiempo que a veces es difícil recordar detalles pero de pronto recuerdo cada detalle, cada lágrima y cada oración. Recuerdo caminar las calles en campaña unos años después y personas desconocidas para mí las conocía en sus oraciones. Son 13 años que a veces me hace sentir como adolescente en esa nueva oportunidad y el volver a nacer de ese 19 de junio del 2005.
Doy gracias a Dios por mi esposa, madre, hermanas, hijos, familia, amigos y tantos desconocidos que oraron, me apoyaron y acompañaron ese día y por años. Aún al día de hoy encuentro personas que se vieron impactadas (muchos siendo niños) por los acontecimientos y el testimonio que prometí a Dios compartir.
No podemos tener control de las cosas que nos suceden a diario pero si podemos tener control de la forma en que reaccionamos ante ellas. Dios no dijo que las cosas serían fáciles o cómodas; dijo que nos esforzáramos y fuéramos valientes y que EL siempre estaría con nosotros. Yo le creo. Me he esforzado y he sido valiente pero sin EL nada sería hoy. Por eso toda la gloria, honra, honor, poder y alabanza son siempre para Jesús.
#FeConActitud porque #EstoApenasEmpieza ya que #LoMejorEstáPorVenir
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

De frente a lo que estamos viviendo hoy en Guatemala necesitamos un esfuerzo especial para construir la institucionalidad que permita sentar las bases para la construcción de un país desarrollado de una manera incluyente, sostenible, competitivo y resiliente. Este esfuerzo requiere comprender que, aunque los guatemaltecos tenemos un gran corazón y nos volcamos a ayudar en cualquier momento, no es sostenible construir nación basado en filantropía y caridad. Las necesidades son enormes y la escala requiere esfuerzo sostenido a nivel estatal.

No es casualidad que entre los doce pilares de competitividad que el Foro Económico Mundial plantea como bases para el desarrollo de los países está de número uno institucionalidad. El WEF (por sus siglas en inglés) plantea esta institucionalidad como autónoma de presiones políticas y económicas, que generen un estado de derecho, seguridad física , transparencia y eficiencia en gobierno y ética y gobernanza corporativa.

Esta institucionalidad mínima es la necesaria que permite contar con un estado fuerte, funcional y eficiente para apoyar y conducir los procesos de transformación del país. Institucionalidad a partir de la cual se sienta las bases para poder trabajar en una estrategia de desarrollo sostenible e incluyente para los próximos 50 años o dos generaciones. Una vez tenemos las bases de esta institucionalidad transformada y fortalecida podemos enfocarnos en la construcción del capital físico (infraestructura) e inversión en capital humano (nutrición, salud y educación) de la población más vulnerable del país. Estos son los pilares dos y cuatro que plantea el WEF.

La estrategia de desarrollo de largo plazo tiene como complemento las dos transiciones que sucederán durante esos próximos 30-50 años. La urbanización de la población y el bono demográfico. Pasaremos de ser un país con 53% de población urbana y 21 años de edad promedio a uno con 75-80% urbanizado y 30 años de edad promedio. Ambas transiciones son un potencial motor de crecimiento sostenido por alrededor de 15-20 años, siempre y cuando preparemos esa institucionalidad, el capital humano y el capital físico necesario.

Esto implica preparar las ciudades a donde muy posiblemente migrarán millones de jóvenes buscando mejores oportunidades. Construir infraestructura urbana, servicios públicos, planes de uso de suelo, gestión de riesgo, infraestructura productiva y espacios públicos que permitan una buena calidad de vida en esos territorios. Generando así ciudades resilientes, competitivas, sostenibles e incluyentes. Debemos conectar las ciudades entre sí y con el mundo para poder comprar y vender bienes y servicios eficientemente. Debemos también articular esas ciudades con el territorio que las rodea para generar espacios de riqueza compartida entre la población urbana y rural.

Simultaneamente debemos invertir agresivamente en esos jóvenes, que nacen hoy en esas áreas rurales desatendidas y desconectadas, en nutrición, salud y educación para asegurarles mejores oportunidades en el futuro y atender de mejor forma sus necesidades básicas insatisfechas. Solo invirtiendo en la población más vulnerable tendremos un mejor país y en mejores condiciones para asegurar un mejor futuro para las siguientes generaciones.

Necesitamos crear esa institucionalidad antes descrita para crear las condiciones adecuadas para la construcción de un país donde quepamos todos.

Esta publicación es de hace casi 5 años. La definición del Síndrome del Hoyo y de donde surge la base para la frase; Estamos como estamos porque somos como somos.

quiquegodoy

Para transformarnos en una sociedad desarrollada la clave radica en poder plantearnos una vision consensuada del futuro o de largo plazo y ponernos a trabajar juntos para hacerla realidad. Eso suena sencillo, pero en una sociedad donde es difícil comprender el concepto de largo plazo (futuro) y que además sea consensuada (o sea ponernos de acuerdo) resulta que ya no es tan sencillo. Parte de la explicación está en lo que he denominado desde hace algunos años el Síndrome del Hoy-Yo.

Un síndrome es el conjunto de características particulares de una situación determinada. Los guatemaltecos (aunque estas características no son exclusivas de los chapines) trabajamos bajo dos premisas de tiempo y espacio que determinan nuestra disposición al desarrollo. Nuestra perspectiva de espacio es el metro cuadrado a nuestro alrededor y la perspectiva del tiempo se limita al hoy (a veces incluso al ahorita). De esas dos premisas surge el concepto…

Ver la entrada original 461 palabras más

 

#LimpiarYOrdenar es imprescindible para romper el #PactoDeCorruptos, no sólo su versión reciente que conocemos ahora, sino que la más estructural basada en la #Pistoctacia de la que he escrito y hablado ya muchas veces.

Si, requiere un esfuerzo particular reconstruir una institucionalidad que permita sentar las bases para el desarrollo de un país desarrollado de una manera incluyente, sostenible y competitivo. Este esfuerzo incluye replantear el sistema electoral fortaleciendo el TSE y dándole una autonomía de los actores políticos que permita hacer su función para garantizar procesos electorales limpios y balanceados. Requiere también de un rediseño de la forma en que elegimos diputados asegurando un balance entre legitimidad y representatividad. Como mínimo debe incluir también un mecanismo que limpie el modelo de financiamiento electoral actual. Mi planteamiento es prácticamente eliminar el financiamiento privado o al menos regularlo profundamente.

El segundo sistema a reformar es el de gestión pública. Debemos crear una ley de servicio civil que privilegie la meritocracia y permita dar continuidad técnica a los proyectos y programas de largo plazo, además de asegurar mecanismos para medir los avances en la implementación de políticas públicas. Esto incluye una nueva ley de contrataciones del estado e incorporar herramientas de gobierno abierto para asegurar transparencia en los procesos de ejecución y en la orientación de la inversión pública.

Finalmente, y los tres sistemas deben transformarse en paralelo, es el sistema de justicia. Debemos, con leyes ordinarias y con reformas constitucionales, fortalecer y dar autonomía al sistema de justicia que incluye al organismo judicial, al Ministerio Público y a las instancias de prevención, investigación y persecución del Ministerio de Gobernación. Esta parte es fundamental para crear las condiciones de un verdadero Estado de Derecho y no un estado cooptado.

La transformación de estos tres sistemas generan la institucionalidad mínima necesaria para cumplir con el pilar número uno de competitividad del Foro Económico Mundial. Institucionalidad que permite contar con un estado fuerte, funcional y eficiente para apoyar y conducir los procesos de transformación del país. Institucionalidad a partir de la cual se sienta las bases para poder trabajar en una estrategia de desarrollo sostenible e incluyente para los próximos 50 años o dos generaciones. Una vez tenemos las bases de esta institucionalidad transformada y fortalecida podemos enfocarnos en la construcción de capital humano (nutrición, salud y educación) de la población más vulnerable del país y del capital físico (infraestructura).

La estrategia de desarrollo de largo plazo tiene como complemento las dos transiciones que sucederán durante esos próximos 30-50 años. La urbanización de la población y el bono demográfico. Pasaremos de ser un país con 53% de población urbana y 21 años de edad promedio a uno con 75-80% urbanizado y 30 años de edad promedio. Ambas transiciones son un potencial motor de crecimiento sostenido por alrededor de 15-20 años, siempre y cuando preparemos esa institucionalidad, el capital humano y el capital físico necesario.

Esto implica preparar las ciudades a donde muy posiblemente migrarán millones de jóvenes buscando mejores oportunidades. Construir infraestructura urbana, servicios públicos, planes de uso de suelo, infraestructura productiva y espacios públicos que permitan una buena calidad de vida en esos territorios. Generando ciudades resilientes, competitivas, sostenibles e incluyentes. Debemos conectar las ciudades entre sí y con el mundo para poder comprar y vender bienes y servicios eficientemente. Debemos también articular esas ciudades con el territorio que las rodea para generar espacios de riqueza compartida entre la urbe y el campo.

Simultaneamente debemos invertir agresivamente en esos jóvenes, que nacen hoy en esas áreas rurales desatendidas y desconectadas, en nutrición, salud y educación para asegurarles mejores oportunidades en el futuro y atender de mejor forma sus necesidades básicas insatisfechas. Solo invirtiendo en la población más vulnerable tendremos un mejor país y en mejores condiciones para asegurar un mejor futuro para las siguientes generaciones.

Por todo esto muchas veces he insistido en que #EstoApenasEmpieza. Limpiar y ordenar es indispensable pero no es suficiente. Requiere crear esa institucionalidad antes descrita para crear las condiciones adecuadas para la construcción de un país donde quepamos todos.

El proceso de autodepuración del congreso en 1993 no inició con la renuncia de la trinca que había respaldado en los primeros años a Serrano, ni con el intento de él mismo de deshacerse de ellos disolviendo el congreso (aunque ambas cosas influyeron en el sentir de la población y la creación de la Instancia Nacional de Consenso INC). Todo realmente va tomando forma cuando un grupo de diputados (llámemoles dignos) inicia un bloqueo sistemático de la agenda (llegaron a ser 76 de los 116 diputados de esa época) buscando presionar a los 16 identificados como “depurables”.
Para no hacer larga esa parte de la historia la forma en que lo van haciendo genera una dinámica casi de que o renuncian los 16 o renunciamos los “dignos”. Esto genera un mecanismo de autodepuración que termina creando una elección casi de medio término y se eligen nuevos diputados para terminar esa legislatura hasta enero de 1996.
¿Qué falló? Parte del sector empresarial, que aún controlaba el financiamiento de campañas, creyó que aún podían controlar por medio de la #Pistocracia las proximas elecciones. Eso nos llevó a los gobiernos más recientes. Dejando a la libre las fuentes de financiamiento, ante un TSE débil (a propósito) y cada vez con más financiamiento anónimo y producto de crimen organizado y corrupción. Eso produjo los gobiernos más recientes, pero como habían podido producir, en medio de todo, un gobierno de empresarios (OB) creyeron que seguían mandando sin darse cuenta que ya la mayoría de diputados ya eran producto de la #Pistocracia (allí venían ya Sinibaldi, Baldetti, Baldizón, Barquín, Martínez Loayza, Crespo, Quej, etc, etc.) y que bajo sus narices se había producido ya un punto de quiebre que llevaria a las elecciones del PP (según ellos suyo) y el fortalecimiento de la UNE, el surgimiento de Líder y la transformación de varios actores empresariales en fuentes de financiamiento (y beneficiarios) de esa misma corrupción.
¿Qué podemos hacer? Sentarnos a ver que consoliden y recuperen espacios perdidos con las leyes contra crimen organizado (Lavado de Dinero, Extinción de Dominio, métodos especiales de investigación) y las leyes anticorrupción (que intentaron inicar a cambiar esta semana) o nos paramos como lo hicimos esta semana y detenemos este #PactoDeCorruptos de raíz.
¿Cómo lo detenemos de raíz? Allí es donde este momento se parece más a 1993 que a 2015. Hay varias vías; una es exigir (como lo hicimos esta semana) la renuncia de los líderes en el congreso de este pacto. Hagamos la lista, Javier Hernández, Orlando Blanco, José Ramón Lau, Alejandra Carrillo, Felipe Alejos, Jaime Regalado y Oscar Armando Escribá, para iniciar la lista corta. Debemos cortar y arrancar de raíz la base de este intento de mantener y recuperar sus espacios que no han perdido si no se los hemos ido arrebatando.
La otra vía es más parecida a lo que terminó sucediendo en 1993, se termina creando un mecanismo de autodepuración, donde los mismos diputados dignos renuncian en bloque (las renuncias deben ser aceptadas por 80 diputados lo cual hace que esto se parezca mucho a l oque vimos ayer 15 de septiembre) y empiezan a generar la presión desde adentro del congreso y los demás lo hacemos desde afuera. Apoyando y respaldando como lo hicimos esta semana. ¿Quiénes son? Encuento por Guatemala, Convergencia, algunos diputados independientes o que rompieron con sus partidos como Andrea Villagrán, Luis Pedro Alvarez, Sofía Hernández, Karla Martínez, Eduardo Zachrisson, Juan José Porras, Juan Manuel Díaz-Durán, Raúl Romero, algunos ausentes a qiuenes podríamos darles el beneficio de la duda y Creo que al final, con el actuar de Oscar Chinchilla acompañaron este proceso de anular los decretos de la impunidad. Tienen la palabra. Estoy seguro que Alvaro Velásquez ya hubiera renunciado.
29 de agosto de 1993 un grupo de diputados hizo una conferencia de prensa y exigió la renuncia de los “depurables” y eso inició el proceso. Este era un grupo variopinto. Desde Lulo Chinchilla Vega y Elder Vargas pasando por Francisco Reyes Ixcamey y Chichita Aragón Quiñonez. Eran 16 en total. Algo similar podríamos esperar ahora como ese escenario dos. Un grupo de diputados que forcen, desde adentro, y con el respaldo de la ciudadanía, desde afuera, iniciar un proceso de rompimiento con la #Pistocracia y este #PactoDeCorruptos que tiene secuestrada la democracia de Guatemala.
Pero esto debe ir de la mano con una una agenda legislativa para fortalecer la institucionalidad y recuperar una democracia participativa y un desarrollo incluyente, sostenible y competitivo para nuestro país. Esta agenda mínima debe incluir al menos tres grandes áreas donde tenemos algunos niveles de consenso;
1) Ley electoral; fortalecer tse, democratizar y abrir participación electoral y regular/eliminar financiamiento privado electoral.
2) Gestión pública; ley de servicio civil, ley de contrataciones y gobierno abierto
3) Sector justicia; reformas a leyes/constitución para fortalecer y producir autonomía judicial e independencia de jueces y magistrados.
Si, hay otras opciones, unas que nos llevan a mas de lo mismo pero con adornos y parafenalia bonita, otras que nos llevan a una refundación completa e incluye un llamado a una constituyente y algunas variaciones de esto. Lo que si es seguro es que si queremos romper la #Pistocracia y este #PactoDeCorruptos quedarnos cruzados de brazos y soñar con la buena voluntad de funcionarios, jueces y diputados es una espera inútil y de más tiempo perdido.
#EstoApenasEmpieza
IMG_6895